Compromiso y responsabilidad ciudadana: así trabaja SUMANDO, nuestra socia para brindar conexión permanente a agua a 500 familias de Tigre

09/03/2022

Como parte de nuestra Plataforma de agua segura, saneamiento, higiene y protección de cuencas hídricas en América Latina, establecimos una alianza con la Asociación Civil SUMANDO para brindar conexiones de red a vecinos de Tigre. Verónica del Carril, su directora, nos cuenta los orígenes de la organización que lidera y el trabajo técnico y social que ya están realizando en el barrio de Las Tunas.

Corrían los agitados días del año 2001 cuando un grupo de amigos que recién empezaban su vida adulta inventó un juego de rol sobre una Argentina de ficción: se llamaba “Demos” y durante cuatro horas proponía encuentros y debates entre los participantes, cada uno representando a un sector de la sociedad pero con el objetivo común de obtener el consenso para aprobar una Ley de Presupuesto Nacional. En su momento tuvo buena repercusión en las escuelas secundarias locales y terminó sentando las bases fundacionales de SUMANDO, una ONG que no deja de crecer y diversificarse en su búsqueda de oportunidades por hacer la diferencia.

Integrado por profesionales de diversas disciplinas, el equipo de SUMANDO cuenta con educadores, especialistas en ambiente, antropólogos, politólogos y hasta bailarines y actores. A todos los une un mismo hilo conector. “Al final del día, somos todos ciudadanos activando, individuos comprometidos con la sociedad”, resume Verónica del Carril, Directora de la ONG, en el luminoso espacio que habitan desde hace poco en el barrio porteño de Retiro.

Esa es también la lógica con la que se involucran en diferentes iniciativas: lo que comenzó como un juego de educación cívica, con el tiempo se convirtió en oportunidades para aportar en cuestiones como planes de urbanización y acceso al agua potable. Y esto le dio un nuevo impulso a SUMANDO. “Trabajamos con muchas poblaciones distintas, con infancias, juventudes y comunidades en villas y barrios, pero lo transversal es la participación ciudadana y el reconocimiento de derechos”, asegura Verónica.

Frente a este abanico de actividades que se multiplican, uno de los grandes desafíos de Verónica es resguardar la misión con la que nació la ONG, en la que hoy trabajan de manera permanente 15 personas. “Mi pregunta cuando estamos por empezar con algo nuevo siempre es la misma: ‘¿en qué reconocemos a SUMANDO en éste proyecto?’ Y nos dimos cuenta de que, si está la creatividad, nuestra identidad no se pierde”, asegura. Y amplía: “Frente a cada nuevo proyecto nos equipamos, traemos a nuevos profesionales y le aportamos nuestro valor agregado: nos distinguimos por los recursos de creatividad para hacer que temáticas duras, como el derecho a votar o el acceso al agua, sean comprensibles y abiertas para todos los interlocutores”.

En este camino, SUMANDO se convirtió en una socia estratégica para la implementación del proyecto que el Sistema Coca‑Cola impulsa en el barrio Las Tunas de Tigre, junto a GETF y AySA, para que un total de 500 familias y 25 centros comunitarios puedan conectarse a la red pública de agua de manera segura. Además del aporte técnico, la ONG brindará acciones socioeducativas complementarias, que incluyen distribución de flyers digitales, talleres para la comunidad, eventos en espacios públicos y hasta la invitación a los jóvenes de la zona para hacer podcasts. “Son una gran excusa para que hablen de la situación del agua, que investiguen y conozcan más, y que en el medio descubran que las tecnologías pueden ser fuentes de trabajo en un futuro. Eso es aprendizaje basado en proyectos. Eso es SUMANDO”, describe Verónica.

En estos dos meses desde que comenzó oficialmente el trabajo en Las Tunas, la iniciativa avanzó con el censo a las familias para que los arquitectos de la ONG definieran junto a los referentes locales y los vecinos las viviendas en las que comenzarán las intervenciones técnicas. Además, se seleccionaron las dos cooperativas con las que van a realizar las obras. “Este es un ejemplo que promueve una articulación público-privada y de expertise del tercer sector, y me parece que es lo que necesitamos para solucionar muchas inequidades urbanas en la Argentina. Por eso nuestra ilusión es que, si todo sale bien, se convierta en un modelo”, resume Verónica, que concluye con una sonrisa de enorme satisfacción: “Y por ahora todo está saliendo bien”.