Mujer de blanco con los brazos cruzados en un hall

Verónica del Carril, la multifacética líder de SUMANDO que marca el camino de su equipo, pero no deja de hacerse preguntas

9/3/2022

Verónica comenzó a trabajar en la Asociación Civil SUMANDO en 2017, pero asumió el cargo de Directora Ejecutiva en 2020, en plena crisis sanitaria por la pandemia.

En Coca‑Cola estamos convencidos del poder transformador de las mujeres. En el marco del Día Internacional de la Mujer te presentamos a la Directora Ejecutiva de nuestra ONG aliada en el proyecto para conectar de manera permanente a la red de agua potable a 500 familias de Tigre.

Es politóloga, productora cultural, hizo una maestría en Educación, ama el teatro y asesora a empresas del sistema B. Además, Verónica del Carril es Directora Ejecutiva de la Asociación Civil SUMANDO, que puede impulsar al mismo tiempo proyectos de educación cívica en una escuela y desarrollar un plan de acceso al agua potable como el que lleva adelante junto a Coca‑Cola en Tigre. “Hace un tiempo me dijeron que soy una persona que habita los bordes. Eso es bueno porque me permite ver muchas cosas distintas”, describe Verónica sobre sí misma.

Siete personas caminando con árboles de fondo

Luego de muchos años de trabajo social y como voluntaria en diferentes organizaciones, Verónica llegó a SUMANDO en 2017 para coordinar proyectos con estudiantes de colegios secundarios. Pero en 2020, con la pandemia en un momento crítico, su rol cambió y asumió el liderazgo de la ONG. “Como Directora creo que se nota que tengo muchas disciplinas conjugándose en mi cabeza, pero que también sé decir ‘no sé’. Por eso siempre busco armar equipos con gente que sepa más que yo”, asegura. Y agrega: “Estar al frente del equipo de SUMANDO es una gran responsabilidad y la asumo con mucha autocrítica. Todos los días pienso cómo quiero liderar, y después intento darme cuenta cómo lo estoy haciendo. No todas las personas necesitan el mismo liderazgo; algunas disfrutan de tener espacio para la creatividad y otros necesitan metas claras y un seguimiento. Mi rol es, precisamente, el que indica la palabra: dirigir”.

Ese concepto Verónica lo aplica también al resto de sus actividades. Cuenta que en este 2022 se propuso dejar algunos huecos en su agenda para disponer de ratos libres, aunque le cueste. “Tengo que hacer un esfuerzo para rechazar propuestas, porque me resulta muy difícil distinguir entre trabajo y placer”, explica esta mujer que se pregunta permanentemente “cómo seguir movilizando a las personas; cómo convertirlas en ciudadanos más activos”. Cuando piensa en todo lo que hace y por qué no le da miedo ir para adelante y reinventarse, Verónica revela: “Para mí, la libertad es una manera de ver el mundo”.